Reportatge de la revista ‘interviú’ sobre la trama de corrupció del PP

P.B.B. – ALTEA | Per a tots aquells que no hagen pogut llegir la revista ‘inteviú’ gràcies a la censura que Bernabé Cano ha impossat sobre  la mateixa, reproduim a continuació i amb total exactitut el reportatge que aquesta publicació ha fet sobre el cas ‘Gürtel’ i la vinculació entre l’alcalde de la Nucia i Correa.

CORREA CUENTA EN UNA GRABACIÓN ENTREGADA A LA POLICÍA CÓMO INTENTÓ GANARSE AL ALCALDE DE LA LOCALIDAD ALICANTINA Y AL PRINCIPAL CONSTRUCTOR DE LEVANTE PARA DAR UN PELOTAZO DE 72 MILLONES DE EUROS

En una de las grabaciones inéditas del ‘caso Gürtel’, a la que ha tenido acceso interviú, el presunto cerebro de la trama de corrupción en el entorno del PP. Francisco Correa, da muestra de cómo se introducía en los círculos locales de poder. Corría el año 2005 y estaba contento, porque, según contaba, por medio del alcalde popular de La Nucía (Alicante) había dado con constructores de gran poder económico, a costa de los cuales pensaba forrar­se gracias a sus contactos en la Generalitat valenciana.

EI alcalde tiene unos amigos constructo­res que son cojonudos, nada de toda esta mierda de Madrid, tíos sanos, campecha­nos, que me han caído de puta madre y que vamos a hacer con ellos un huevo de negocias. Están podridos de dinero…Nada de lista Forbes, pero por 20.000 kilos no los mueves“. Así se expresa Francisco Co­rrea en una grabación a la que ha tenido acceso interviú. En la cinta, el presunto cerebro de la venta de comisiones en el entorno del PP describe detalles inéditos del pelotazo que intentó dar en La Nucía (Alicante) y sus maniobras para entrar en el círculo de poder de la localidad.

La grabación fue obtenida en 2005. Es una de las realizadas por dos ex conce­jales del PP de Majadahonda (Madrid). Fue entregada junto a la denuncia que in­terpusieron ante la policía y que sirvió para la apertura de la operación Gürtel. El alcalde al que se refiere Correa es Ber­nabé Cano. Regidor de La Nucía, al que el comisionista pudo llegar aprovechando su amistad -que ha reconocido pública­mente- con Álvaro Pérez, el Bigotes, di­rigente de la trama en Valencia, también imputado en la operación Gurtel.

En esa conversación grabada. Correa cuenta que celebró dos reuniones. Que describe con todo lujo de detalles, y, a las que acudió, entre otros, el alcalde. Las dos citas tuvieron lugar, supuestamente, en el contexto de las negociaciones para la compra en La Nucía de unos terrenos en el PAI (Plan de Acción Integrada, la po­lémica fórmula para construir en Levante denunciada ante la UE) Pie del Monte, un valioso paraje de más de un millón de metros cuadrados (450.000 urbaniza­bles) que aun presenta las secuelas de un incendio forestal que se declaró el ene­ro pasado. Al fondo, los rascacielos de la vecina Benidorm.

En otra grabación del caso Gürtel des­velada por la SER. Correa contaba sus planes respecto al PAI Pie del Monte: “La operación son 8.000 millones de pelas y le ganamos 12.000 kilos. Yo he meti­do a un montón de gente ahí, he metido a Ulibarri [constructor imputado en la operación Gürtel], que es el que pone la pasta…; Yo no la pongo y yo de mi 50 por ciento reparto con Alvarito [Pérez], reparto con el alcalde, reparto can Ramón Blanco y reparto con Pablo Crespo [Sabarís, ex secretario de organización del PP en Galicia].

En la conversación a la que ha tenido acceso Interviú, Correa se muestra ocupado por el futuro del negocio, pero confía en que saldrá adelante: “Yo creo que no se va a echar atrás por esta gilipollez y sale. Total, nos hemos hecho íntimos amigos del alcalde del pueblo”. Pero no salió. Correa chocó con uno de los propietarios, uno de los constructores “podridos de dinero” a los que se refiere, Francisco Murcia Puchades, heredero de la familia Murcia Puchades, un grupo constructor fuertemente implantado en la Comunidad Valenciana. Ante él, el supuesto cabecilla de la red corrupta desarticula por Garzón alardeó de que sólo sus contactos en la Generalitat podían desbloquear los escollos legales -“un tema ambiental”, lo llama Correa- que impedían construir en los terrenos.

El ayuntamiento de La Nucía aprobó provisionalmente el PAI en septiembre de 2004. En junio de 2007, después de que Correa intentara comprarlo, el PAI recibió de la Generalitat un informe de impacto ambiental “aceptable”, pero condiciona­do a 22 puntos que deben ser soluciona­dos. Sonia Pérez Ortuño, portavoz de la oposición en La Nucía (Bloc Nacionalista Valencià y PSPV-PSOE), denuncia: “La Confederación Hidrográfica del Júcar ha advertido de que no hay agua suficiente para los PAI. Detrás de estas operaciones están las abras faraónicas que ha hecho el alcalde, y que han pagado con terreno municipal en los PAI“.

Según la grabación Correa viajó a la Comunidad Valenciana y estuvo nego­ciando “con estos del PAI“. Entre ellos, según Correa, Murcia Puchades, al que en la grabación describe como uno de los más fuertes que hay en Levante (…). Hay un huevo de cosas en Levante de él. Es de Benidorm y construye por toda la costa“. Puchades, en las primeras declaraciones públicas que hace sobre este asunto, re­conoce que se vio con Correa dos veces: “La primera vez lo recibo después de que el pase por el ayuntamiento. Me dice que quiere comprar los terrenos que ten­go en el PAI Pie del Monte, pero no da una cifra concreta y no habla claro. Lo único seguro es que quería comprar por menos de la que a mí me había costado“, relata el promotor. Es en la segunda re­unión cuando Correa destapa cuál es su especialidad, la de conseguidor: Cuando y me tenía mareado, me levante para ter­minar la reunión y me dice: «Es que a ti este tema no te lo van a dar, esto sólo me lo aprueban a mí dos o tres comisiones antes de Territorialidad» [el proyecto se había atascado en la Consejería de Terri­torio]. Le contesté que si la Generalitat no me lo aprobaba, era mi problema y que se marchara inmediatamente o llamaba a la policía. Este tío no era un empresario normal, vino a compararme el suelo por una miseria y lo mandé a la mierda“.

En la grabación, Correa cuenta que a las fiestas que montaba también acudía Jacobo Gordon, amigo de Alejandro Agag, imputado en la operación Gürtel. “También estaba Jacobo -dice Correa-, que es e1 que está negociando técnicamente el tema urbanístico”. Una fuente cercana al cabecilla de la trama matiza que “Jacobo no trabajaba literalmente a las órdenes de Correa, sino más como un socio, y tenía intereses en otro PAI de La Nucía, el de la Serreta”. Esta resista ha pedido en vano la versión de Gordon a través de su abogado.

Cano debe aclarar la relación que ha tenido con Correa”, reclama Sonia Pérez. El alcalde ha reconocido a interviú que coincidió en varios actos con Correa, “con el que rompí definitivamente después de que case llegamos a las manos”, cuenta. Cuando la operación no salió, Correa no lo encajó bien. Cano relata que coincidió con él en una cena de fala de la copa América de vela, en 2007: “apareció Correa, con síntomas de haber bebido. Se me acercó y me dijo que era un hijo de puta. Cuando le dije que de qué iba, volvió a repetir que era un hijo de puta porque, siendo amigo de Álvaro, no les había dejado hacer nada en mi pueblo, y me empujó. Fui a por él, pero me sujetaron, al tiempo que me decía <vamos fuera, que te pego dos hostias que te mato>. Es la última vez que lo vi”.

En otro punto de la conversación grabada, Correa recibe una llamada y, tras contestarla, le dice a su interlocutor: “tengo un suegro que es un cabrón. Yo he dejado de hablar con él. Sé que la operación está en el aire pero yo me he retirado”. El suegro de Correa era el recientemente fallecido Emilio Rodríguez Bugallo, dueño de Construcciones Salamanca, que fue acusado en la operación Malaya de participar en negocios urbanísticos ilegales en Marbella.

>> Bernabé Cano es uno de los alcaldes más votados de España. Su partido, el PP, tiene en la Nucía 14 concejales, por sólo tres del PSOE y el Bloc Nacionalista Valencià. Cano, médico de profesión y alcalde desde 2001, campista decidido que llegó a sonar para consejero con su líder, alardea de las grandes inversiones que ha hecho en el ayuntamiento bajo su gestión: dos auditorios, la biblioteca y varios centros sociales. La portavoz de la oposición, Sonia Pérez, asegura sin tapujos que el alto porcentaje de votos que recaba Cano responde al férreo control que tiene del municipio y sus habitantes: “Tiene colocada estratégicamente a uno de cada familia. Es un gobierno caciquil y clientelista y tiene a la oposición amordazada. No tenemos ni despacho, ni secretario de grupo, ni ningún concejal con sueldo para que pueda dedicarse plenamente”.

Al estallar la operación Gürtel, Cano convocó una rueda de prensa en la que se desvinculó de la supuesta trama corrupta, y aseguró que el consistorio alicantino sólo firmó, a través de Special Events, un contrato de 354.866 euros para la organización de los Premios de Periodismo Luis del Olmo (el contrato lo suscribió en 2001 su antecesor en el cargo, Diego Such, también del PP, y los premios se entregaron en 2002, cuando Cano ya era alcalde por la dimisión de Such). Cano también admitió el pago de dos facturas a Pasadena Viajes, otra firma de Correa, en octubre de 2008 (928 euros) y enero de 2009 (3400 euros) por reservas de hotel para miembros de la corporación. Cano aseguró en la rueda de prensa que entregaría toda esta documentación a la oposición, que denuncia que aún no han recibido “ni un solo papel” <<

Anuncis